Dos panes

En esta época que nos ha tocado vivir,
en esta prueba que nos ha tocado vivir,
se nos ha dado dos panes para alimentarnos,
la humildad y el amor.
Se nos ha dado estos dos panes,
esta Eucaristía,
para que también en este tiempo,
como todos, de plenitud, de dificultad
y sufrimiento pero también de alegría,
nos alimentemos y con estos dos panes
del amor y la humildad
alimentemos a los demás

Estos dos panes pueden transformar
la desventura en Ventura,
la desgracia en Gracia,
el marasmo en un maravilloso Mar

                      ooo

La Plaza de San Pedro en Roma
ya en penumbra,
el cielo se va oscureciendo,
algún pájaro sobrevuela la plaza
y tras la cúpula de Miguel Ángel
el suave resplandor del sol
pone en nuestro corazón
el dulce sol que no conoce el ocaso,
esta serena oscuridad de la plaza
es el rostro de Cristo

                               28 de mayo de 2020

                     ooo

Mi reino no es de este mundo

-Nos veremos, si Dios quiere, dije a mi amigo.
-¡Que quiera pronto!, me respondió.
Su respuesta nos da la clave de nuestro mundo.
"¡Que quiera pronto!" porque en nuestro mundo
siempre acecha la muerte y hay que darse prisi-
ta. El rey de nuestro mundo es la muerte. Vi-
vimos angustiados o casi bajo su cetro, o acep-
tándola noblemente en el mejor de los casos.
El rey de nuestro mundo es la muerte y el dolor
pero no nos gustan nuestros soberanos. Vivi-
mos bajo su mando, creemos en ellos ciega-
mente, no pensamos que pueda haber una sali-
da y que podamos librarnos de ellos. En reali-
dad les odiamos. No acertamos a imaginar qué
revolución sería capaz de derrocarles.
Pero un humilde se rebeló. Hizo precisamente
esa revolución que necesitábamos. No negó la
realidad, no negó la muerte ni el sufrimiento,
sino que los acogió, les dio un sentido, los
superó, realmente los dignificó, se podría decir
que los santificó.
Nosotros decimos que vivimos en la realidad,
pereo odiamos esa realidad de muerte y dolor
que limita, acota y ahoga toda nuestra existen-
cia.
Ante nuestros tiránicos reyes oponemos débi-
les armas: les insultamos cuando nos acosan
y al llamar a nuestra puerta nos decimos tris-
temente: ¡La brutta notizia! ¡La mala y fea y
temible noticia! O, en el mejor de los casos,
les recibimos con resignación estoica o noble
aceptación.
Decimos vivir en la realidad pero en cuanto
aparecen el dolor y la muerte nuestra endeble
estabilidad se tambalea y se desmorona.
Aceptamos a estos reyes indeseables porque
pensamos que son la realidad, la única reali-
dad. Pero siento con todo mi corazón y toda
mi mente que realmente no son nada reales,
no agotan la Realidad, nos la nublan y ocul-
tan.
Un humilde se rebeló y dijo: "Mi reino no es
de este mundo." Mi reino no tiene como seño-
res a la muerte y al dolor. Mi reino es real,
y en él están también el dolor y la muerte
pero ya no son señores, ya no son reyes.
Jesús dijo que su reino no era el de la muerte
ni el dolor, sino el de la Vida. Jesús vio la
Vida, incontenible, inagotable, imparable.
Jesús vio que nuestro corazón es también
la Vida, la Vida que ya no huye de nadie.
El dolor y la muerte han sido depuestos
tan maravillosa y naturalmente, tan fácil y
a la vez tan costosamente. Jesús vio en
profundidad, vio que somos esa profundidad,
nos la reveló. Acogió el dolor y la muerte
hasta el fondo y vio que la Vida no acababa
en ellos, vio que la Realidad, nuestro verda-
dero Reino, no tiene fin, es Victoria sin fin.
Jesús lloró con Marta y María ante la tumba
de Lázaro, lloró con ellas pero la historia
no terminó ahí.
Nuestra verdadera historia nunca termina.
El dolor y la muerte muestran una parte
de nuestra Realidad pero son la puerta que,
si vemos en profundidad y la abrimos, nos
abre al centro de nuestro corazón, una
habitación humilde en la que nunca habíamos
reparado, el universo infinito... Nuestro
corazón se rompe, se rompe de alegría y de
gloria, se abre para dar paso a nuestro corazón
sin final

Y dos cartas, una de Laurence Sterne
a una amiga: "Estoy enfermo, muy enfermo,
pero siento la fuerza de la Existencia, y sé
que no voy a morir, sino a vivir."
Y Anita Moorjani:"Independientemente
de lo que pensemos o creamos o hagamos
somos Espíritu."

                        ooo

El Cristo de Andrei Rublev

                    al Padre Raniero Cantalamessa

Mi silencio es una Palabra.
Mi silencio es la Palabra que te da fortaleza,
es la Palabra que te da amor,
felicidad profunda, paz, te da todo.
Te cuida y te sostiene siempre,
es la roca espiritual
en la que descansa el universo,
mi silencio es la Sabiduría y sonríe,
mi silencio está dentro de ti,
mi silencio es tu silencio,
te doy mi silencio,
te doy mi Palabra

"El silencio está ligado a la palabra.
No podemos decir que el silencio sea
ausencia de palabras. El silencio está
dentro de la palabra como su color, su calor,
su luz, su belleza, su dulzura, su profundi-
dad"

                                  Anna Maria Cànopi

"El silencio es la primera palabra"

                                  Ramana Maharshi

                      ooo

Había un hombre
que nunca decía lo que le pasaba
sólo paseaba en paz
entre los campos de batalla

"La Virgen María no tenía palabras que decir
ni sobre sí misma, ni sobre los demás ni sobre
los acontecimientos del mundo."

                               Anna Maria Cànopi OSB

                        ooo

El mar

El mar, no el marasmo,
La ventura, no la desventura,
La Gracia, no la desgracia,
son quienes están llamando a tu puerta.
Pero si quieres que entren en tu casa,
que entren en ti,
tendrás que dejar esa dulzona tristeza burguesa
tan repugnante que al final nada te aporta
y de la que tan infelizmente enamorado estás.
Atrévete, sé valiente,
deja de quejarte
y arrodíllate asombrado y agradecido
ante esta maravilla que llama a tu puerta
para que te eleves
sobre todos tus males,
para que te libres de todos tus miedos
y todas tus cadenas
y vueles por fin,
capaz ahora de amar,
de amar a la Vida,
la Vida de tan innumerables corazones,
la Vida que tanto te ama a ti

                    ooo

El sufrimiento es un sacramento

Recuerdo a mi madre.
Su sagrado sufrimiento la hacía santa,
cómo lo aceptaba la hacía santa.
La hacía más bella, más humana,
más bienaventurada.
El sufrimiento de mi madre,
cómo lo llevaba,
había en ella tanto amor.
Su sufrimiento nos hacía santos.
Hacía que la quisiéramos más,
que nos quisiéramos más
unos a otros.
Mi madre nunca se quejó,
llena de Gracia, el Señor es contigo

"El sufrimiento es un sacramento,
el sufrimiento sube de la tierra..."

                   Padre Raniero Cantalamessa

                ooo

Tus ojos extasiados ante la nieve
             qué felicidad
-Robert Walser, Robert Walser,
la nieve te llama hacia tu corazón

                    ooo

La humildad es el sol que nos salvará,
que nos salva

"El silencio crea una atmósfera interior
de intimidad y, al mismo tiempo,
expande el espíritu a dimensiones
inconmensurables"

                      Anna Maria Cànopi OSB

                    Amen

                     ooo

 "Ten valor y sé tú, esa desnudez."
Este breve poema que escribí hacia 1995, del
libro "En la tierra", de pronto viene a mí.
Me gustaría decir algunas palabras sobre él
para remarcar algo importante.
Esta desnudez de la que habla el poema trata
no sólo de librarnos de cosas externas que no
nos convienen, sino fundamentalmente de
librarnos de nosotros mismos, de algo en
nosotros a lo que nos aferramos con todas
nuestras fuerzas y que sin embargo no somos
realmente. Me refiero al ego, a nuestros
proyectos, a nuestros deseos, a nuestros méritos,
a nuestros éxitos y fracasos, a todo lo que sirve
para encastillarnos aún más en nosotros mismos
y reforzarnos... inútilmente.
La desnudez de la que habla el poema es preci-
samente despojarnos de todos esos queridos
harapos con los que nos gusta recubrirnos, toda
nuestra ridícula vanidad y autosuficiencia y
quedarnos libres de todo ese peso, de nuestro
afán de supervivencia a toda costa, de nuestra
vida sólo centrada en nosotros.
Sólo si damos este "golpe de audacia", como
diría el padre Raniero Cantalamessa, podremos
ser verdaderamente libres y nuestra desnudez
será real y liberadora.
Será luminosa, y ahí nos descubriremos real-
mente a nosotros mismos, en esa maravillosa y
feliz revelación... ese regalo, esta eternidad, ese
Otro que nos ofrece el regalo, ese Tú del que
habla el poema 

              ooo

Ve el mundo con Mis ojos
Siente el mundo con Mis sentimientos
Respira con Mi respiración
Sé limpio con Mi claridad
Habla con Mi palabra y Mi silencio
Vive con Mi vida
Muere con Mi muerte que es adoración
y Vida Eterna
Toca el mundo con Mi amor
Sé Conmigo, Sé lo que eres, Sé Yo

              ooo

        Sobre el amor

No pensamos que se pueda salvar al mundo
en una cruz, clavado en una cruz o en la cama
de un hospital. Pero el amor hace eso,
el amor salva todo, transforma todo,
da a todo una dimensión revolucionaria,
absolutamente inesperada y por encima
de la lógica habitual y capaz de extendernos
hacia lo infinito y lo eterno.
Jesús en la cruz nos revela esto con su amor,
con su amor por todos y por todo.
No sólo nos revela esta capacidad del amor
hacia el futuro, nos revela su capacidad
transformadora  hacia el también ilimitado
pasado. Nos dice que nuestra esencia es amor
desde el pasado, desde siempre. En realidad
el amor arruina la noción del tiempo, corroe
la noción de pasado, presente y futuro y hace
surgir la Realidad: lo Eterno, siempre Vivo,
siempre Pleno y Feliz, Alegre.
Qué sereno este amor.
Si abrimos la puerta al amor,
si abrimos el corazón al amor,
estaremos en la Realidad y seremos Reales,
seremos lo que ya somos desde siempre
y no nos habíamos dado cuenta:
esta Realidad amorosa, la única
verdaderamente revolucionaria,
la única capaz de devolvernos
nuestra infinita riqueza

              ooo

              a Chiara Corbella Petrillo y Enrico

Ahí está la luna,
abro la ventana,
el aire increíble
y los pájaros hablan,
el mirlo canta.
¿De qué hablan los pájaros?
¿De qué oscura y limpia maravilla
dan noticia?
Algo en lo más íntimo de mí
se corresponde con esta maravilla
que anuncian los pájaros
y me dicen que yo también soy.
Esta noticia que se acentúa en el silencio,
el silencio multiplica
y el Cielo escucha feliz y complacido,
el universo se ha callado
para que todos oigamos
esta joya que somos
y que tan fácilmente
vence a la muerte,
esta joya viva, feliz, un Sí radiante

                                 9 de mayo de 2020

              ooo

Llueve,Viernes Santo,
la Plaza de San Pedro en Roma,
no hay gente,
Jesús en la cruz
preside la plaza,
se oye alguna gaviota,
llueve mansamente,
una lluvia de paz
viene de lo alto,
una lluvia de paz
brota sorprendentemente
desde dentro de nosotros.
Jesús en la cruz bendice al mundo,
algo en nosotros,
que no sabíamos que existía,
bendice al mundo

                      10 de abril de 2020

              ooo

Jesús, Señor de los pájaros,
que enseñaste a los pájaros a volar,
que enseñaste a los hombres
a volar y a amar,
soy, por fin vuelo

              ooo

El silencio cuando Jesús
estaba en la cruz,
el silencio cuando los judíos fueron uno
en las cámaras de gas,
el silencio que subyace, que aflora y que Reina
en cada una de nuestras crucifixiones,
el silencio que somos,
que nos cuida y nos Ama

              ooo

 Te quiero, Señor, te quiero,
Tú eres grande, te quiero
mientras miro la luna, alguna estrella
y las hermosas pinceladas que das
con las suaves y maravillosas nubes
en el cielo de la noche,
toda esta calma sublime
que nos habla de Tu corazón
y de nuestro corazón

                         1 de mayo de 2020

              ooo

Nos creeemos alfareros,
pero sólo lo somos en parte.
Somos más bien arcilla,
arcilla... de otro más humilde alfarero

              ooo

Estos días de marzo y abril de 2020,
¿Qué no hiciste?
Quizá hiciste muchas cosas.
Pero lo que no hiciste:
el silencio que te sostenía, es decir,
lo que no hiciste y donde estaba Dios,
te sostuvo y te sostiene aún

Este silencio que somos,
este silencio que canta y susurra
su Palabra de vida, de vida eterna...
este amor que somos

El amor salva los lápices
el amor salva las cosas

"El Atman es evidente por sí mismo",
Ramana Maharshi

"Como os he amado,
así amaos los unos a los otros",
San Juan, 13, 34

"Mi alma se ha empleado
y todo mi caudal en su servicio;
ya no guardo ganado,
ni ya tengo otro oficio,
que ya sólo en amar es mi ejercicio",
San Juan de la Cruz

"Estaba asomada a la ventana abierta;
estaba en camisa y con los pies descalzos.
Fuera, en la plaza, brillaba la luna, y la nieve
encima de los tejados tenía un fulgor apagado.
Aquella luz sobrenatural hacía también
sobrenatural el rostro de la muchacha...",
Jakob Wassermann, de su novela
"El hombrecillo de los gansos"

              ooo

Esta luz del sol de la mañana
que parece venir de los iconos,
del icono primordial,
el rostro amoroso del sol de Jesús,
del Buda Amida de Compasión Infinita,
de la felicidad del Atman.
Esta luz me espera hoy,
y mañana y después de mañana
y siempre. Me espera la eternidad.
Ayer, una presentadora de noticias  de televisión
decía "lo peor está por llegar". No es verdad,
está ciega la pobre, están ciegos los pobres,
esta clase de ciegos son los verdaderos pobres:
los que no ven que lo que está por llegar
es lo mejor, lo que ya ha llegado,
la luz eterna que somos

                                24 de abril de 2020

              ooo

Para hacer una buena foto
te tienes que arrodillar.
Para hacer una buena ensalada
te tienes que arrodillar.
Para amar te tienes que arrodillar.
Para elevarte
te tienes que arrodillar

                    con Etty Hillesum

              ooo

                      al Padre Bernardo Gianni

Señor, te necesito,
Tú eres lo que necesito,
te necesito más que el aire,
Tú eres mi verdadero aire,
mi verdadero oxígeno,
Tú eres mi verdadera entraña,
mi verdadera alegría,
mi verdadera paz

             ooo

La inmensidad está en ti
tu cuerpo verdadero es el universo
tu vida verdadera no tiene fin

             ooo

Señor, tú eres mi felicidad,
mi paz, mi verdadero descanso.
Qué pálidas estas palabras
en comparación con lo que siento.
Mi cuerpo se desvanece,
se evapora,
se transforma en ti

El Espíritu ya es encarnación

              ooo

Estos días de marzo de 2020

Hay algo más grande
que nosotros en acción aquí.
En este día glorioso de primavera,
este sol y el resplandeciente cielo azul,
esta grandeza se vuelve evidente
y me eleva

En las calles, en el silencio,
en las tiendas y restaurantes y museos cerrados,
en las casas donde están en clausura las familias,
en los hospitales llenos de enfermos
y de valientes médicos y enfermeras
y los que en la sombra ayudan,
en el emocionante aplauso de la gente
a las ocho de la tarde
con las ventanas y los corazones abiertos,
esta grandeza se hace evidente
y me eleva

Por encima de nuestro interés personal,
por encima de nuestro interés colectivo,
por encima de nuestro miedo,
por encima de nuestro lógico anhelo
de supervivencia,
esta grandeza se hace evidente
y me eleva

En el límpido aire, en el aire en paz, sin aviones,
en el agua de Venecia más limpia,
en el oso en Asturias que visita un pueblo,
en los patos que plácidamente
entran en una farmacia en Florencia,
hay una elocuencia,
una inesperada grandeza incansable
que me eleva
y hace que mi corazón se arrodille
ante esta grandeza,
ante este Amor que apenas comprendemos
y que llena el universo
y ante el que mi corazón se rinde
y acepta y ve como un don inexplicable
al que responde con un don casi inexplicable
diciendo: "sí, hágase en mí según Tu palabra,
hágase en nosotros según Tu palabra, sí"

             ooo

Estrellas en la noche
en el espléndido cielo,
un sentimiento maravilloso,
pase lo que pase
nunca pasa nada 

             ooo

El silencio cava en nosotros,
la realidad cava, cava en nosotros,
el aire, la luz, tantas cosas,
cavan en nosotros
para librarnos de la ceguera
y devolvernos a la realidad

   "Una catedral gótica no es un
    lugar donde vamos a hacer
    cosas, es un lugar donde
    nos hacen cosas"

del vídeo en You Tube
"The Stone Bible", "La Biblia de Piedra",
conferencia en Augustine College

              ooo

-Señor, ¿de qué me tengo que librar
para ser como tú?
-Para ser Yo, para ser Tú,
líbrate de ti. El Amor
que no comprendes, el Amor
que empiezas a atisbar
cuando eres humilde
y te pierdes de vista te transformará


a Lucía, con gratitud
por su admirable labor,
y a todo el personal sanitario,
a las fuerzas de seguridad
del estado y el ejército,
a todos los que en la oscuridad y en la luz,
en público y en secreto,
cuidan y velan por los demás


La felicidad del mirlo
cantando en la tarde
es también para ti

"Para todos nosotros: un puerto seguro,
un muelle indestructible, una tranquila dársena
de acogida y misterio donde no sólo se curan
nuestras heridas, sino que nada menos que
se forjan alas para darnos a cada uno de
nosotros la posibilidad de volar y disfrutar
así del infinito y lo eterno como potencia-
lidades reales inscritas en la estructura
"abierta" de nuestro corazón, diría del corazón
de todas y todos, creyentes y no creyentes".

                           Padre Bernardo Gianni,
                         en el "Corriere Fiorentino"
                           14 de marzo de 2020


Somos algo mucho más grande
que nuestros pequeños egos,
somos esta Conciencia
que permanece, resplandeciente

                            a Geny y Guillermo


"Cuando realmente has naufragado realmente
encuentras lo que necesitas. Cuando estás
realmente en una isla desierta nunca la
encuentras desértica. Si estuviéramos realmente
confinados en este jardín, encontraríamos cien
pájaros y bayas que se dan en Inglaterra que
nunca supimos que estaban aquí. Si estuviéramos
aislados por la nieve en esta habitación, cómo
nos aprovecharía leer tantos libros en esas estan-
terías que ni siquiera sabemos que están ahí.
... Yo creo que cada bendita cosa que tú dices
que es imposible que esté aquí, lleva aquí
todo el tiempo.
... Podemos hacer que cualquier cosa sea
un metal precioso, como hacían los hombres
cuando el mundo amaneció.
... Las ventanas abiertas dejaron entrar un
atardecer más hermoso aun que el del día
anterior.
... ¡Empieza a mirar! Abre tus ojos y te
despertarás en la Nueva Jerusalén.
... He descubierto que la salud es realmente
contagiosa.
... "Os diré la verdad sobre Innocent Smith",
dijo Michael Moon en voz baja. "En un jardín
en primavera antes del desayuno oleremos
el aroma que llamamos Smith. Al quebrarse
pequeñas ramitas en fuegos diminutos, oiremos
un sonido llamado Smith. Todo lo insaciable
e inocente en la hierba que se bebe la tierra
como niños en una fiesta con pasteles, en las
blancas mañanas que parten el cielo como
un muchacho parte las ramas de los blancos
abetos, podemos sentir la presencia de una
pureza impetuosa..."

          de "El hombre vivo", "Manalive",
          de G.K. Chesterton, y su Innocent Smith,
          contra ciertos contagios, este antídoto
          de contagiosa felicidad


No dejes que nadie te envenene con su ceguera,
no te envenenes con tu propia ceguera.
Di adiós a todo eso
y la Luz que eres brillará sobre ti.
La Luz que somos, la Luz en ti,
no dejes de verla, deja que te guíe.
Pon un rayo de esa Luz en tu vida,
puedes vivir en esa Luz.
Pon un rayo de Luz en los demás,
en el mundo. La Luz del amor,
la responsabilidad y la belleza.
Pon un río de Luz
              


Cuando me muera
no me voy a morir
y voy a seguir siendo
lo que ya soy
Esta plenitud
Esta dicha
Este silencio resplandeciente
Esta Palabra Viva


Dios es la única realidad
que nos eleva por encima
de toda enfermedad,
de todo miedo y toda muerte.
Estar en Dios es ser acariciado
por el sol que brilla en la oscuridad,
¿Con qué otro sol podría mi corazón
cantar siempre?
Él nos da un Tiempo que no muere,
su canto desborda el universo,
Él hace que nuestro corazón
Irradie Luz, Gozosa Luz

           
                ooo


No hay muerte en el silencio,
ni en la luz ni en la oscuridad,
no hay muerte en lo que realmente eres,
sólo eternidad




Todo conspira para ayudarte


Regalos

"Dios abre puertas.
Dios hace que este mundo agonizante
sea eterno.
Él deshace el nudo
que impide que el amor
respire hondo.
Cada segundo, Él transforma
la crueldad en amistad leal.
Cada segundo, Su voz amorosa
viene de todas partes.
Señor, Tú das nuevo aliento
a los que pensábamos que habían muerto,
Tú, el mejor amigo y maestro siempre,
Tú, que estás dentro de todo lo que crece,
Tú abres puertas, así"

                                  Rumi

            ooo


"Dios ha encerrado a todos en la desobediencia
para apiadarse de todos"

                                  San Pablo
                           Carta a los Romanos, 11, 32






La Mañana es de todos,
de todos es la Noche,
de todos el Amanecer


En este paisaje tan pequeño
y a la vez tan profundo,
qué silencio en los bosques,
cuánto silencio en el puente
y el riachuelo, en los hombres,
en Dios

               
                "Paisaje",
                de Jan Brueghel,
                hacia 1604




"Partida de caza"
y "Salida de la posada",
de Philips Wouwerman

La gloria de Dios
en este espacio tan amplio,
las nubes que se levantan
desde el horizonte,
los árboles ondeando en el aire,
los hombres y los caballos
invitados a esta grandeza.
Y la misma gloria,
la misma infinitud
en este establo
oscuro del mismo pintor


                 a Teresa Sebastián y Dilyan Kátara

Feliz Teresa, Sonriente Teresa, Alma.
A los tristes, a los resignados, a los que lloran,
recordemos, con humildad pero con pasión,
que hay algo más alto y abrámonos a lo ilimitado
que, como nos dice Georg Simmel, late siempre
en nuestro pecho.
Oímos a Laurence Sterne: "Estoy enfermo,
muy enfermo, pero siento en mí
la Fuerza de la Existencia y sé
que no voy a morir sino a vivir".
La fuerza de la atracción celeste
que nos recuerda con dulzura
Marina Tsvetayeva es nuestro imán.
Te guardan tantos galantes caballeros...
La dulzura sabia de Dilyan, la sabiduría
de Ramana Maharshi y la tuya propia,
la de Marina Tsvetayeva y la maravillosa
sonrisa invencible de Chiara Corbella...
Que nuestras lágrimas, si las hay,
sean de gratitud, de amor y emoción
ante la maravilla invencible de la Vida,
de nuestra Vida


Vivir

Cuando esta mañana me levanté
Dios ya se había levantado
y le vi. Le vi vivir.
Era la maravilla de los árboles invernales
y el cielo cubierto,
las luces de las calles
y el aire de la habitación y yo
y era, éramos, feliz
y era mi madre y Ángeles
y el padre Bernardo y Anna Maria Cànopi
y Juan Díaz y no tiene fin


El azul de Dios

Este es el azul de Dios
que entra en todas las casas
en todos los cajones
en todas las bocas


Amanecer

El sol que no se pone
también brilla en la noche

La oscuridad es luz
la luz nos ama
la oscuridad nos ama

Podemos ver esta oscuridad fértil
todas las noches, todos los días
y también, entre otros,
en estos cuadros del museo del Prado,
La Sagrada Familia de Bernardino Luini,
Adán y Eva de Durero,
La Virgen de la leche de Bernard Van Orley


Elisenda de Moncada

Un dibujo, una aguada
de esta mujer
realizado por Valentín Carderera
la muestra yaciendo sobre su tumba.
Sus ojos entreabiertos
contemplan el cielo y las estrellas,
el sol que no se pone.
Nada la turba,
su paz es tan natural,
tan inherente a ella;
ha visto dolor y desgracias,
el horror y la maldad,
pero no la han roto.
Todo lo ve desde esa paz,
inefable, tan inevitable,
tan intrínseca a su entraña,
todos los tiempos, todos
los lugares, caben en ella;
esa paz antes del tiempo
y antes de todos los lugares,
su paz es la de todos,
su paz debería ser la de todos

qué amorosa,
parece una Madonna
mirando al Niño Jesús
y está mirando todo el universo.
Todo ante ella es santo,
no hace distinciones,
todo es igual de santo