Ya no viene nadie conmigo al gran depósito
negro de gasolina. Abro la tapa del gran depósito.
Me meto dentro y me siento. Qué fresca y qué
nueva es esta oscuridad. Se ve desde aquí el cielo
desnudo. Es lo único que se ve.